10 VERDADES QUE NECESITAS SABER

Hola de nuevo! Tras un tiempo de inactividad por aquí (para variar) volvemos a la carga con una entrada importante. Te traemos la guía definitiva para lograr ese "feeling" tan necesario entre fotógrafo y fotografiad@ que debe reinar en una sesión. En ella encontrarás las 10 verdades que nadie te dirá abiertamente sobre lo que siente quien está tras la cámara.

Que se genere un buen ambiente entre ambas partes, es quizá el punto clave para que el fotógrafo pueda dar lo mejor de sí mismo y obtener también lo mejor de su cliente. Como el resto de ramas profesionales que desarrollan actividades "cara al público", durante estos años hemos tratado con todo tipo de personas y, aunque somos conscientes de que sus comportamientos no son malintencionados (en la mayoría de casos), también lo somos de que hasta ahora nadie o casi nadie ha hablado con franqueza sobre lo que se siente como fotógraf@ cuando el cliente le expone a según qué situaciones.

Por esa razón, y porque sin duda esto es algo que sufrimos la inmensa mayoría (o así lo piensan, al menos, tod@s l@s fotógraf@s con quienes hemos charlado del tema en alguna ocasión), "desnudamos nuestros sentimientos" ante ti para contarte las cosas tal como las vemos muchos de los que formamos este colectivo. Es un tema delicado, así que sin perder la seriedad, hemos intentado mantener el sentido del humor en la medida de lo posible.

¡Vamos allá!

Verdad #1:
Somos gente (casi) normal, no superhéroes.

La jornada de un fotógrafo puede ser tan agotadora como la de un albañil, un dentista, un transportista o cualquier otro profesional. Al final del día, no es raro que lleguemos a casa y ante la típica pregunta de "que tal el día" de nuestra familia, la respuesta más común sea "todavía no ha terminado, he de procesar 'tantascientas' fotos".
Sí, es cierto, ser autónomo conlleva ciertos sacrificios, pero trabajar demasiadas horas sólo logrará mermar nuestras capacidades para estar a tope y no podríamos dar el 100% cuando trabajemos para ti. Así que entenderás que tu "superhéroe" necesite descansar de vez en cuando, ¿no?

Verdad #2:
Asúmelo. No eres nuestro único cliente.

Sabemos que una vez acabada la sesión, te mueres de ganas y de ilusión por ver el trabajo terminado. Tanto que tus emociones superan la capacidad de pensar con claridad en ese momento. Pero detén por un momento esa vorágine de adrenalina y plantéate cómo te sentirías si, por favorecer o quedar mejor con otro cliente, nos retrasamos en la entrega de tus fotos. ¡No te haría ni pizca de gracia! ¿Verdad?

Así que, por favor: trata de ponerte en nuestra piel y en la del resto de nuestros clientes y recuerda esto cada vez que sientas la necesidad de decirnos cosas como "pásame alguna esta noche para ir abriendo boca" o "me las envías esta semana, ¿no?". Esas peticiones no lograrán que seamos capaces de trabajar más rápido y con los mismos resultados por arte de magia. Y por supuesto, no lograrán que esa misma noche prefiramos seguir trabajando para ti en lugar de descansar de la jornada o la semana si esta situación se produce en viernes/sábado/domingo. Porque, ¡sí amig@, los autónomos también trabajamos los fines de semana! Aquí tienes otro dato que puede ayudarte a entender que lo que pides no siempre es posible: casi con total seguridad, llevamos en nuestra tarjeta más de 400 fotos que pertenecen a tu sesión. (Sí. Sólo a tu sesión).

Nota adicional: si con toda esta información no tienes suficiente, trataremos de hacerte ver lo absurdo e incómodo de esas peticiones con un ejemplo muy simple:

Imagina que, sabiendo perfectamente que cierran a las 8, llegas a las 7 de la tarde a una pastelería con varios sacos de ingredientes para hacer los 150 pasteles que has encargado y, antes de marcharte, le dices al Sr. Pastelero que te lleve a casa dos o tres pasteles terminados esa misma noche para poderte hacer una idea de cómo será el resultado global...

¿A dónde crees que te mandará el pastelero?

Te vamos a dar una pista: Es un lugar muuuuuyyyyyyyyy lejano... :P

Pues ahí mismo es donde quizá sienta ganas de mandarte cualquier fotógrafo aunque te diga que hará lo que pueda mientras te dedica la mejor de sus sonrisas. ;)


Verdad #3:
Valora nuestro tiempo. Es tan valioso como el tuyo.

No nos hagas esperar innecesariamente. Si crees que te vas a presentar más tarde, avísanos con antelación suficiente. El tiempo que pasamos esperándote no nos perjudica sólo a nosotros sino también al resto de nuestros clientes, retrasando el tiempo de entrega de sus trabajos. Sin ir más lejos, una vez (primera y última, también os lo vamos a reconocer) estuvimos 45 minutos esperando a un cliente, lo que nos hizo perder en total casi hora y media de trabajo por haber tenido que salir de casa antes de tiempo para ser puntual. (Porque esa es otra... si es el fotógrafo el que llega tarde, "no es un profesional, no es serio". Pero el cliente puede retrasarse todo lo que quiera y, ¡Ojo! ¡No le vayas a contabilizar esas horas en la factura, que se te indigna!)

Verdad #4:
Entiende que, como tú, somos personas; no máquinas.

Quizá hayamos pasado el día o el fin de semana fuera de casa para inmortalizar tus recuerdos, tu trabajo, el evento que has organizado o al que has asistido, o puede que incluso tu casa o tu familia.

Los fotógrafos, por lo general, somos gente DFerente (raros o frikis, nos llaman), pero eso no impide que muchos de nosotros hayamos conseguido crear nuestra propia familia y es normal es que cuando llegamos a casa nos apetezca disfrutar un rato de ell@s antes de intentar descansar un poco. Nos gustaría no tener que pedir disculpas por ello. Es más, de hecho algunos (osados nosotros) incluso intentamos mantener también un poco de vida social. Algo tan sencillo como evitar contactarnos a partir de la hora de la cena es un detalle que cualquier fotógrafo (o autónomo, en general) agradecerá infinitamente.

Si quieres aprovechar un rato "muerto" para contactar con nosotros, te recomendamos la hora de comer. Muchos de los compañeros del gremio estamos desarrollando la habilidad de hablar con la boca llena sin que se nos note. :P

Verdad #5:
Photoshop es Voldemort (¿Ves por qué algunos nos llaman frikis?)

Querid@ amig@: no todos los fotógrafos utilizamos ese programita del infierno. Algunos, simplemente preferimos que aceptes tu imagen tal como es antes de plantarte frente a la cámara y nos dejes sacar lo mejo de ti. Con l@s Make-Up Artist nos suele pasar algo parecido: preferimos que realicéis el trabajo de maquillaje como realmente queréis que aparezca en la imagen en lugar de confiar en la "magia" de photoshop y dar por sentado que vuestr@ fotógraf@ tiene destreza utilizándolo. Para algunos de nosotros, ese software es "el innombrable"...

Verdad #6:
La fotografía es nuestro trabajo. Valóralo como es debido.

Esto significa que vivimos única y exclusivamente de ello, como el resto de autónomos. No sabemos lo que significan las palabras estabilidad ni seguridad en términos económicos.

Que las grandes superficies y las marcas de fotografía ofrezcan productos aparentemente decentes a precios asequibles no significa que cualquiera que los compre se convierta automáticamente en fotógrafo. Contratar un fotógrafo muy económico es tentador. Pero si no se toma en serio su tarifa, puedes estar casi segur@ de que tampoco lo hará con su trabajo.

Se consciente de que nadie cobra por lo que hace, sino por lo que sabe. Para entender mejor éste concepto te proponemos un experimento: prueba a dejar tu cámara encendida sobre la mesa de tu casa con la tarjeta de memoria puesta. Espera 6 horas, y cuando vuelvas mira las fotos que hay hechas.

Ninguna, ¿verdad...? Pues eso; igual que con cualquier otra herramienta, no vale para nada sin alguien que le dé el uso correcto. Como se suele decir: "no es la bala, sino la mano que la dispara".

Verdad #7:
El fotógrafo pone precio a su trabajo. Tú contratas sus servicios (si quieres).

"¿Que me vas a cobrar XXX€ por hacer 4 fotos? ¡Si sólo es apretar un botón!"
¡Cuantas veces habremos escuchado tod@s esa mítica frase! (O alguna de sus múltiples "digievoluciones").

Pues bien. Dejando de lado el insignificante detalle de que nunca son 4 fotos, creemos que con todo lo dicho hasta ahora no hace falta extenderse demasiado más. No obstante queremos recordarte que si eres TÚ quien quiere contratar un fotógrafo, será por algo, ¿no? ¿Puede que aunque no quieras reconocerlo, seas plenamente conocedor de la verdad #6? ¿Y que sepas de sobra que hay una importante diferencia entre tus fotos y las de cualquier profesional? Por favor, reflexiona sobre esto y valora las horas que vamos a estar trabajando para que tú no tengas que hacerlo o para entregarte mejores resultados de los que podrías conseguir por ti mismo.

Y recuerda: si se te rompe el coche y vas al taller, no serás tú quien decida cuánto cuesta repararlo. Del mismo modo que respetas la profesionalidad de un mecánico, debes respetar la del resto de oficios.

Verdad #8:
No. Tu no podrías hacer "esas fotos" aunque pongamos nuestra cámara en tus manos (y lo hemos comprobado en multitud de ocasiones).

Esto es lo que muchos exclamáis cuando veis nuestro equipo:
"Que pedazo de cámara, ¡así también hago yo esas fotos!"

Y esto, lo que piensa en ese momento (casi) cualquier fotógrafo:
"¡Estupendo! ¡Nos encantará verlo! Por favor, invierte lo mismo que nosotros en ésa cámara y ése objetivo (o esos) que teníamos en las manos cuando pronunciaste esas palabras y enséñanoslo! ¡O mejor! ¿Por qué no coges nuestra cámara directamente y te pones tú a hacer "esas fotos" mientras nosotros nos sentamos en esa terracita tan chula, cómoda y fresquita en la que tú estabas hace un minuto? ¡Seguro que te salen unas fotos brutales!"

Como te hemos dicho más arriba, "no es la bala...". Por favor, evita impertinencias de este estilo. Tu fotógrafo lo agradecerá enormemente. ;)

Verdad #9:
NUNCA dejes las decisiones clave en manos del fotógrafo.

Es importante que reconozcas que eres quien quiere fotos. eres quien recibirá y enseñará esas fotos (y deseamos que lo hagas con orgullo), ergo eres quien ha de orientar al fotógrafo sobre tus preferencias de escenario, estilo... Aunque es un tópico muy recurrido, no nos sirve eso de "Ah, no se... tu eres el profesional. Me fío de ti".

Te agradecemos mucho la confianza, ¡en serio! pero si lo que pretendes es subirnos el ego para que "nos lo curremos más", acabas de pinchar. Tu dejadez (porque así es como realmente se llama la confianza que depositas sobre nosotros) sólo logra añadir una responsabilidad extra al fotógrafo que éste nunca debería asumir (a no ser que la idea nazca en su cabeza y tú te ofrezcas como modelo), ya que los gustos son muy personales y puede que los resultados, aunque sean impecables en ejecución, no sean de tu agrado. El resultado de todo esto es que no quedas contento con nuestro trabajo, por la sencilla razón de no haberte tomado las cosas en serio desde el principio.

Verdad #10:
Para vivir necesitamos comida y bebida, no adulación constante.

Aún a sabiendas de que puede sonar algo presuntuoso, estamos convencidos de que si quieres contratarnos es porque has visto parte de nuestro trabajo y te convence lo suficiente como para confiar en nosotros. No necesitamos que nos estés "haciendo la pelota" constantemente. Ese hecho por sí solo no mejorará la calidad de nuestro trabajo y lo único que lograrás es convertirte en el típico "cliente 'pesao'" que tanto odia cualquier profesional cuya actividad sea cara al público. Si realmente estás contento, nos conformamos con verte sonreír al enseñarte las fotos en la cámara o al hacerte entrega de ellas. Opcionalmente puedes añadir un "gracias por vuestro trabajo", "me ha gustado mucho la experiencia", "me lo he pasado muy bien", "os recomendaré a todas mis amistades" o cualquier locución del estilo (esta última es la que más nos gusta oír, cuando la decís de corazón...) :P. Con eso nos basta para irnos felices a casa. (Bueno, con eso, y con el pago del importe acordado...).

¡¡BONUS!! Verdad #11:
La mejor muestra de satisfacción es la publicidad que nos das.

Quizá esto tiene cabida en apartado anterior, pero lo consideramos lo suficientemente importante como para darle el protagonismo que merece.

De verdad, nos encanta que te guste lo que hacemos y que seas súper feliz con tus fotos, ¡y verlas publicadas por todas tus redes sociales o como tu imagen de perfil de whatsapp nos enorgullece muchísimo!

Pero aunque no lo digamos, nos sentimos como un cachorrito abandonado en la carretera cuando publicáis en las redes sociales las fotos que os hicimos (cualquier fotógraf@) y no vemos nuestro nombre o el de nuestra empresa por ningún lado, o un enlace a la página del fotógrafo que os hizo las fotos, o... una simple etiqueta en la foto.

Como nos dijo un amigo al comprar un coche nuevo hace años... "Ponle algo. Aunque sea un ambientador pino, pero ¡¡PONLE ALGO!!"

Pues eso; ponle algo que nos identifique y te estaremos eternamente agradecidos: el "boca a boca" y las opiniones que tú des a tus contactos es lo que más nos ayudará a seguir creciendo.

Hasta aquí las 10+1 "verdades universales" que debes conocer (y poner en práctica) si quieres que tu fotógrafo también se vaya a casa con una sensación agradable. Como ves, no te hemos explicado nada que fuera un secreto, es una cuestión de lógica y respeto por los demás que cuesta muy poco llevar a cabo y logra una mejora casi instantánea de los resultados y de cómo el fotógrafo se sentirá trabajando contigo.

¡Ah! ¡Y lo más importante! Esto te lo contamos en DFerentPics, pero son situaciones que se repiten día a día tanto en el mundo de la fotografía como en tantísimas otras profesiones. Por favor, tenlo en cuenta siempre que necesites un servicio.

Si has llegado hasta aquí, queremos darte las gracias por ello. Esperamos que te haya gustado y que te sea útil en un futuro no muy lejano. Sea con nosotros o con cualquier compañero de profesión. ¡Sonríe! ;)

 


Archivo de artículos